La Sentencia dictada el pasado 21 de diciembre por el Tribunal de Justicia de la UE, supone un duro revés a la doctrina jurisprudencial sentada por el Tribunal Supremo el pasado 9 de mayo de 2013, destinada a favorecer a las entidades bancarias, y por ende, perjudicando a la parte más débil, el consumidor.

Para ponernos en antecedentes, vamos a recordar que la Sentencia dictada por el Tribunal Supremo el 9 de mayo de 2013, estableció los requisitos que debían concurrir para que la cláusula suelo de una hipoteca fuera declarada nula, y en el caso de ser así, dicha nulidad solamente tenía efectos retroactivos desde la fecha de la referida sentencia, infringiendo deliberadamente nuestro ordenamiento jurídico, pues la nulidad de pleno derecho, en España, tiene carácter retroactivo desde el momento en que se incorpora la cláusula nula al contrato, debiendo restituirse las cantidades abonadas en base a a esa cláusula nula.

Asimismo, el Tribunal Supremo de nuestro país, por un momento dejó la legalidad a un lado, pues consideraba que la devolución de la totalidad de los intereses derivados de las cláusulas suelo, supondría consecuencias devastadoras para nuestra macroeconomía, olvidándose de todo lo que ha sufrido y está sufriendo la microeconomía de todos los hogares españoles, que aún siendo la parte más débil, también es la más castigada por la crisis y las políticas económicas llevadas a cabo para paliar sus efectos.

Pues bien, además de infringir el ordenamiento español dicho criterio jurisprudencial, hemos tenido «la suerte» de que también se opone al derecho comunitario, y que como consecuencia de ello se haya pronunciado el Tribunal de Justicia de la UE en el sentido de declarar la retroactividad total desde la firma del préstamo.

Dicho fallo del TJUE, además de un «tirón de orejas» al Tribunal Supremo, significa que todos los prestatarios que firmaron una hipoteca con cláusula suelo, podrán reclamar la totalidad de los intereses abonados de más, en aplicación de dicha cláusula, desde el día de la firma del préstamo hipotecario, pues debe restablecerse al consumidor en la situación en la que se encontraría de no haber existido esa cláusula.

Si Vd. es uno de los afectados por la cláusula suelo y quiere reclamar la devolución de los intereses abonados de más en aplicación de la misma, no dude en contactarnos, pues estudiaremos todas las particularidades de su caso y le propondremos la solución más ajustada a sus intereses.

Miriam Rodríguez Manyà
Abogada Fundadora de Barna Iuris Advocats